5/04/2009

En Chile temen que el concierto de AC/DC se traslade a Lima

Afirman que el cierre de su Estadio Nacional -ideal para megaconciertos- haría que bandas como la australiana, Coldplay, U2 y Metallica vengan al Perú
Los chilenos amantes del rock están preocupados. El cierre de su único gran recinto local para megaconciertos, el Estadio Nacional de Santiago, amenaza con sacar a la capital chilena del circuito latinoamericano de espectáculos internacionales y poner a Lima como la nueva gran plaza continental de estos eventos, como lo son las ciudades de Río de Janeiro, Sao Paulo y Buenos Aires.
“El pisco, la papa, esa acrobacia futbolera llamada “chilena” (chalaca para los peruanos) y los megaconciertos. Ese podría ser el nuevo orden de las fricciones folclóricas entre Chile y Perú. Y en el último caso la cosa va en serio”, dice una nota publicada el domingo en el diario “El Mercurio” del vecino país.
Y todo ello debido a que el Gobierno de la presidenta Michelle Bachelet se niega a prestar dicho estadio para la realización de grandes conciertos musicales para más de 40 mil personas. Esta situación puso en alerta a los promotores de estos espectáculos: si no se destraba el Estadio Nacional para el concierto de AC/DC en diciembre, tendrá que trasladar esa fecha al Perú.
“Lo mismo podría pasar con grandes shows del segundo semestre y principios de 2010, como Coldplay, Paul McCartney, U2, Metallica y Guns N’Roses”, señalan.
Pedro Romero, productor de Time for fun, la empresa que recibió la negativa final del Gobierno para cambiar el recital de Jonas Brothers de la pista atlética al estadio dijo a “El Mercurio” que “la competencia es férrea. Hace unos años Perú era una nebulosa, sin promotores serios ni esponsors, pero ahora poseen más recintos y no tienen nada que envidiar”.
POLÍTICA, ECONOMÍA Y CONCIERTOS“El Mercurio” reseña sobre la avalancha de conciertos que se viene realizando el Perú desde varios meses y explican que este “boom” se debe a que “el gobierno, las entidades deportivas y las productoras vienen impulsado una política para integrar al país al circuito de las giras planetarias”, además de “el gran empujón que dio el Congreso: aprobó una ley que exime a los shows internacionales del pago de los altos gravámenes heredados de la era Fujimori”.
En otro momento, cita a algunos promotores de conciertos quienes coinciden en señalar que el sostenido crecimiento del Perú y su reciente estabilidad política son un plus para los grandes espectáculos musicales.
También hace mención a la política peruana de usar sin trabas los escenarios que hoy tiene la capital peruana para los conciertos: El Estadio Nacional (para 45 mil personas); la explanada del Estadio Monumental (para 30 mil); el Jockey Club (para 20 mil), además del estadio de la Universidad San Marcos (para 35 mil), que también podría ser tomado en cuenta.
Asimismo, señalan que el Perú es prácticamente el país que más tickets está comprando. Prueba de ello son los conciertos de Iron Maiden (32 mil personas) y Kiss (35 mil espectadores). Se suma a ellos el apoteósico concierto de Oasis del jueves pasado, que reunió a 43 mil fanáticos. La banda inglesa se presentará la próxima semana en Santiago y según “El Mercurio”, apenas van 10 mil entradas vendidas.
“Lo cierto es que los artistas están pasando por Lima y olvidando otras plazas de Sudamérica. El martes 28 cantó allí Andrea Bocelli, quien no actuó ni en Santiago ni en Buenos Aires. El 23 de abril fue el turno de los B-52’s y los New York Dolls, que si bien fueron a Buenos Aires, obviaron a Santiago”, finaliza.

No hay comentarios: